Lo primero que debes hacer es aprender a diferenciar en qué momento es necesario cuándo es necesario ir al dentista.

Si el dolor de muelas lo originó una infección fuerte o por un diente picado, es bastante difícil que desaparezca por sí solo.

Debes visitar al dentista si comienzas a padecer los siguientes síntomas acompañados con el dolor de muelas:

  • Fiebre y escalofríos: Estos síntomas indican que la infección podría ser grave.
  • Secreción nasal: Nuevamente, es preferible no dejar pasar un fuerte dolor de muelas que pudiere ser producto de una infección, porque siempre puede empeorar.
  • El dolor se intensifica y no desaparece: Es probable que tengas una caries que se esté agravando después de cada alimento.
  • El dolor se produce en una muela cordal (del juicio): Hay muchas personas que preferiblemente tienen que extraer la muela cordal si la misma ejerce presión colosal en los demás dientes.
  • Tienes inconvenientes al tragar o respirar.

Si en tu caso no presentas ninguno de estos inconvenientes o al momento que se presenta el dolor, te damos alternativas sobre cómo quitar el dolor de muela rápido y otros remedios caseros para el dolor de muela.

  • Limpia la zona afectada con peróxido de hidrógeno: este paso es efectivo para limpiar el área afectada y pudiera ayudar a calmar el dolor de muela. Después de limpiar el diente con un bastoncillo empapado con el producto, asegúrate de enjuagarla con abundante agua, evitando a toda costa tragar el peróxido. Repita las veces que sea necesario.
  • Haz la prueba con la técnica de acupresión para quitar el dolor de muela rápido: se trata de ejercer presión sobre el dorso de la otra mano con el dedo gordo, en el lugar donde se junta la base de la mano con el dedo índice. Presiona durante varios minutos. Los expertos indican que esto ayuda a la liberación de endorfinas que son las hormonas del cerebro encargadas de la sensación de bienestar.
  • Prueba la técnica de enjuagar la boca con aceites naturales: enjuaga tu boca con una cucharadita de aceite de coco por un lapso de 15 a 20 minutos. Expertos afirman que esta técnica disminuye la cantidad de bacterias dañinas que se encuentran en la boca. Al enjuagar la boca con el aceite, las bacterias se adhieren al mismo y las eliminarás al mismo tiempo que el sarro. Es importante no tragarlo, pues nos estaríamos tragando las bacterias.
  • Coloca una compresa fría en el área afectada: Existen unas bolsitas que se usan para congelar, o puedes utilizar una bolsa de alimentos para ponerle hielo. Las cubrimos con un pañito y debe aplicarse directamente sobre el área donde se encuentra la muela producto del dolor. El frío actúa como paliativo del dolor.
  • Insensibiliza el área: En las farmacias consigues geles sin prescripción facultativa que pueden aliviar el dolor por unas horas. Estos se aplican directamente sobre el área afectada calmando el dolor.

Pin It on Pinterest