¿Qué antibióticos se recomiendan para tratar el dolor de muelas?

¿Qué antibióticos se recomiendan para tratar el dolor de muelas?

Por todos los que han sufrido de un dolor de muela, sabemos lo insoportable e inaguantable que puede llegar a ser.

Pero la pregunta es: ¿Qué se puede tomar para el dolor de muela? ¿Cómo hacemos para aliviar  tan desagradable molestia?

Desde el uso de medicamentos naturales, hasta medicinas sin prescripción facultativa y el uso de varios antibióticos, que es el caso que explicaremos en este artículo.

Los antibióticos son medicamentos de muchísima potencia a la hora de eliminar infecciones producidas por bacterias.

El uso adecuado de esta clase de medicamentos, puede aliviar rápida y efectivamente el dolor de muela cuando éste sea producto de una infección, matando las bacterias y evitando su continua reproducción.

¿Cuáles son los antibióticos qué se usan para el dolor de muela?

 tratamiento del dolor de muelas

  • Amoxicilina: Llamada amoxicilina por ser el nombre genérico o sustituto del otro medicamento que conocemos como penicilina. Los pacientes que tienen alergia a los antibióticos provenientes de la cefalosporina con base en la penicilina, deben estar al pendiente y avisar a sus médicos antes que les receten el uso de la misma y que con tiempo se pueda recetar otro. Este antibiótico se puede ingerir al momento de los alimentos o no y sus presentaciones son en cápsulas para los adultos y en suspensión para los infantes.
  • Eritromicina: Este antibiótico generalmente es recetado cuando existen abscesos en los dientes o una infección dental. Nosotros los dentistas, exhortamos a los pacientes al uso correcto y por el lapso que indicamos con el único objetivo de reducir la eventualidad  de que se sigan desarrollando las bacterias y que las mismas tomen resistencia a los antibióticos. La eritromicina como efecto secundario, pudiere causar reacciones alérgicas, por lo cual se le debe informar a los dentistas tratantes.
  • Metronidazol: Flagyl otro nombre comercial de este antibiótico, utilizado principalmente para las infecciones ocasionadas por hongos y otras infecciones orales. Este antibiótico si es un poco más delicado, pues no puede ser utilizado por clientes con enfermedades hepáticas, intestinales, trastornos de las células de la sangre, epilepsia y otros trastornos varios del sistema nervioso central. Los efectos secundarios pueden ser: diarrea, náuseas, cefaleas, flujo vaginal, picazón en el área genital, resequedad de la boca, estornudos continuos, tos y moqueo.
  • Clindamicina: Este antibiótico se utiliza en los casos específicos en los que las bacterias generen algún tipo de resistencia a la penicilina y a la amoxicilina, aunque son muchos los efectos secundarios que pudiera ocasionar, que además de los otros efectos secundarios que ya hemos mencionado, puede traer a colación: dolor abdominal, colitis, leucopenia, dermatitis, convulsiones y hasta síntomas depresivos.
  • Cefalosporinas: Al igual que la eritromicina, las cefalosporinas las recetan los especialistas en caso de alguna infección dental. Esta tipificación de los antibióticos se encarga de detener la producción de las paredes en las células bacterianas y éstas morirán de manera definitiva. Se puede aplicar en forma de inyección y en forma de cápsulas. Se puede evitar su uso incluyendo “bifidús” que provienen del yogurt.

Ya sabes que debes consultar a tu dentista de confianza antes de usar alguno de estos antibióticos para el dolor de muelas.

 

Pin It on Pinterest